Modelos

Codiseño

¿Qué es?

El codiseño, también llamado diseño participativo, consiste en incorporar en el proceso de diseño a las personas (clientes, usuarios, ciudadanos) que utilizarán el producto o servicio, así como también a todas las personas implicadas en él. El codiseño incluye tanto un planteamiento filosófico como político sobre el diseño, al tiempo que implica la incorporación de un conjunto de métodos y actividades en el proceso de diseño. Si todas las personas implicadas en un producto participan en el proceso de diseño, este responderá a sus necesidades y será más útil y usable.

Parte de la premisa de que el diseño es una actividad inherentemente humana (no solo de los diseñadores) y, por lo tanto, es una actividad social y situada. El diseño vive en el mundo, y las personas que utilizan los diseños (objetos, servicios, productos digitales, etc.) son los expertos en cada dominio o ámbito. Si el diseñador asume el rol de facilitador, las personas pueden convertirse en diseñadores y resolver cada problema de su ámbito. Constituye una democratización del proceso de diseño, puesto que empodera a las personas y favorece que tomen control de los productos y servicios que utilizan, y de este modo impactan en su vida, el medio ambiente, la economía y la cultura material.

El codiseño utiliza un conjunto de métodos y técnicas participativas y se utiliza como un término paraguas para hablar de cocreación, diseño participativo y diseño abierto.

Modelo

El codiseño se fundamenta principalmente en involucrar a las personas en el proceso de diseño mediante una serie de métodos y técnicas. Es también una perspectiva de trabajo o una filosofía más que una metodología concreta con unas fases o etapas específicas.

Así pues, las etapas de un proceso de codiseño dependerán de cada proyecto concreto y se asemejarán mucho a las de un proceso de diseño centrado en el usuario: investigación, definición, generación y evaluación.

Ventajas

  • Democratización del proceso de diseño y empoderamiento de las personas.
  • Productos y servicios que se adaptan más a las personas que los utilizarán.
  • Equipos de trabajo multidisciplinarios que favorecen interacciones más ricas y una mayor cooperación entre disciplinas y también entre diferentes departamentos de la organización.
  • Generación de nuevas y quizá mejores ideas con un cierto grado de originalidad y de valor para el usuario final.
  • Mejor toma de decisiones en el proceso de diseño.
  • Una mejor conexión entre el creador de productos o servicios y sus clientes o usuarios.

Inconvenientes

  • No se puede aplicar a cualquier proyecto. Hay productos en los que por su novedad, complejidad de uso o de desarrollo y producción es mejor no adoptar una perspectiva de cocreación.
  • En ocasiones se dice que los procesos de codiseño y los métodos participativos son una barrera para la innovación, puesto que no siempre los participantes son capaces de ser disruptivos o pensar más allá de lo que están acostumbrados a hacer. Hay que recordar aquí la famosa cita de John Ford, que transformó la industria del automóvil con el primer coche de fabricación masiva: «Si hubiera pedido a la gente qué quería, me hubieran dicho que un caballo más rápido».
  • Los procesos de codiseño son, normalmente, más costosos en cuanto a tiempo y presupuesto.
  • No siempre es fácil balancear adecuadamente la pericia del facilitador y las aportaciones de los participantes.

Referencias

Frog (2014). Bringing users into your process through participatory design [en línea]. http://www.slideshare.net/frogdesign/bringing-users-into-your-process-through-participatory-design

Sanders, Elizabeth B.-N.; Brandt, Eva; Binder, Thomas (2010). «A framework for organizing the tools and techniques of participatory design» [en línea]. PDC. http://dl.acm.org/citation.cfm?id=1900476