Métodos

Topografía / mapping

¿Qué es?

El término topografía, mapping en inglés, se refiere a una técnica que se utiliza para facilitar la comprensión y procurar el uso adecuado de los dispositivos interactivos, gracias a las relaciones que podemos establecer entre la forma de los mandos y aquello que nos permiten hacer. Es una técnica que facilita la organización y distribución de los elementos que configuran los dispositivos para utilizarlos de modo natural.

Se trata de conseguir una descripción y/o distribución natural de los elementos de interacción. Esto implica dar visibilidad a las posibilidades de hacer que nos ofrecen los dispositivos, relacionando operaciones con resultados y facilitando al usuario información para validar sus acciones. Por lo tanto, procura que el usuario pueda imaginar qué tiene que hacer y que sepa en cada momento qué está pasando.

Los principios que se deben tener en cuenta son: visibilidad, relaciones operativas y retroalimentación.

Materiales

En función del tipo de dispositivo, se pueden realizar diagramas visuales de los elementos de interacción y complementarlos con la correspondiente secuencia de uso. Por lo tanto, es necesario tener presentes las relaciones que se han de establecer entre los dispositivos y sus resultados y definir en concreto la secuencia de las operaciones que hay que realizar.

¿Cuándo?

En la fase de planificación resulta útil para establecer correspondencias sensoriales y cognitivas entre disposición de los componentes y su utilización.

En la fase de prototipado puede ayudar a evaluar la idoneidad de la propuesta o para hacer emerger discordancias operativas.

¿Cómo?

Una posible secuencia de actividades que realizar puede ser:

  1. Determinar el número de componentes o elementos que intervienen en las operaciones.
  2. Determinar el tipo de operaciones que facilita cada componente.
  3. Establecer la secuencia operacional de cada componente.
  4. Agrupar funcionalmente los componentes.
  5. Determinar una distribución y/u ordenación de los componentes.
  6. Realizar un diagrama o un prototipo de la propuesta.
  7. Analizar la correspondencia descriptiva de los componentes y su distribución espacial.
  8. Llevar a cabo o simular la operativa que facilita la propuesta.
  9. Evaluar y valorar los resultados para implementar las correcciones oportunas.

Distribución de los quemadores y mandos de unos fogones (Norman, 2013)

Ventajas

El método se basa en componentes observables y, por lo tanto, es muy objetivo.

Es una técnica relacional sencilla de llevar a la práctica.

No requiere muchos recursos.

Es una técnica útil para evaluar secuencias operativas.

Inconvenientes

Puede no resultar útil en el caso de un número elevado de secuencias operativas o de tareas complejas.

Referencias

Kirwan, B. (2001). A guide to task analysis. Londres: Taylor & Francis.

Norman, D. A. (2013). The design of everyday things. Nueva York: Basic Books.