Antes de comenzar

La arquitectura de la información se inscribe en la fase de generación, después de haber llevado a cabo el trabajo de investigación y definición del producto. Se construye en base a la información obtenida durante estas dos fases iniciales del proyecto y, una vez definida, da paso al prototipado. Se considera una pieza clave en el proceso, ya que permite empezar a formalizar la propuesta de diseño.

Conceptos fundamentales

Arquitectura de la información

La arquitectura de la información es la disciplina dedicada a organizar y etiquetar la información. Permite determinar la estructura y el etiquetado de contenidos de un producto interactivo de manera que respondan a las características y necesidades de los usuarios.

Se inscribe dentro de la fase de generación y es una fase esencial en el proceso de desarrollo  de un producto. Se desarrolla después de haber realizado la investigación y de haber definido los requisitos, de modo que la información extraída durante las fases iniciales sirve como base para definir la estructura y el etiquetado de los contenidos.

Organización de la información

La organización de los contenidos de un servicio o producto interactivo determina que los usuarios accedan fácilmente (o no) a la información. Por eso, una organización adecuada es clave para garantizar una buena experiencia de uso y que la web tenga éxito.

Esquemas de información

Existen diferentes maneras de estructurar la información:

  • Esquemas exactos: son aquellos que organizan la información en grupos bien definidos y excluyentes entre sí. Entre estos esquemas encontramos: el orden alfabético, el orden cronológico o el orden geográfico, entre otros. Si decidimos utilizar el orden alfabético para ordenar, por ejemplo, una lista con nombres de artistas, cada uno de los nombres solo encaja en una categoría (A, B, C, etc.) en función de la letra por la que comience.
  • Esquemas ambiguos: esquemas para los que no existe una definición exacta, de manera que un mismo ítem puede encajar en varias categorías. Entre estos esquemas encontramos la organización por temas, por tareas, por audiencias, por metáfora, etc.

Etiquetado

El etiquetado de un producto o diseño interactivo abarca todas las etiquetas (icónicas o textuales) que se utilizan para definir los diferentes grupos de información. Realizar una adecuada selección de etiquetas contribuye a resolver ambigüedades y a orientar al usuario, por eso también se considera una pieza clave en la construcción del producto.

Como se ha comentado, existen dos grandes grupos de etiquetas:

  • Etiquetas icónicas: son las imágenes o los iconos que se utilizan para representar contenidos.
  • Etiquetas textuales: las palabras que se emplean como enlaces del sistema de navegación, títulos de secciones, etc. Dentro de esta categoría también se pueden incluir los hashtags que crean los usuarios en determinadas redes sociales (como, por ejemplo, Instagram) para clasificar la información.

Navegación

El sistema de navegación se podría definir como una brújula que permite al usuario orientarse, saber de dónde ha venido, identificar exactamente dónde se encuentra y discernir a dónde puede ir.

Su objetivo es, por tanto, ubicar al usuario, indicarle qué contenidos hay relacionados con la tarea en curso y también facilitarle el acceso a otras unidades de información. Por este motivo, es importante definir cuál es el mejor lugar para situar las opciones de navegación y construir las diferentes rutas posibles para que los usuarios alcancen sus objetivos. Así contarán siempre con los elementos necesarios para ubicarse dentro del producto o servicio sin que en ningún momento lleguen a un callejón sin salida.

Búsqueda

Mientras que la navegación es una tarea que implica la exploración de los contenidos por parte del usuario, la búsqueda supone que este interrogue al sistema para recuperar la información deseada.

Así, para encontrar la información que necesita de manera rápida, el usuario puede dirigirse directamente al sistema de búsqueda, especialmente cuando la estructura de contenidos es compleja. En algunos casos, la búsqueda sustituye a la navegación, por eso es importante que la herramienta de búsqueda sea ágil y eficiente y que proporcione los resultados de manera clara y directa.

Estrategia de contenidos

La estrategia de contenidos implica la creación, publicación y gestión de contenidos para que sea útil y usable. Define cuáles serán los contenidos y su estructura, cómo y quién hará el mantenimiento de estos contenidos y qué pautas habrá que seguir para garantizar un estilo consistente.

Preparación

Un proyecto puede partir de dos situaciones distintas que tendrán una influencia directa en la definición de la arquitectura de la información:

A. Proyecto nuevo: en este caso, es importante tener claros cuáles son los objetivos del proyecto y su definición estratégica. También se debe investigar qué requisitos existen en cuanto a contenido: ¿Hay contenidos que vienen definidos por el cliente? ¿Hay cuestiones legales que haya que tener en cuenta? ¿Qué otras condiciones hemos de considerar?

B. Rediseño: en este caso, hay que analizar el contenido preexistente para comprobar si se corresponde con los nuevos objetivos y la definición estratégica del proyecto.

En ambos casos, la primera tarea para definir la arquitectura de la información consiste en realizar un inventario exhaustivo de contenidos. En el caso de un diseño nuevo, el inventario reúne la información recogida durante las fases de investigación y definición; en el caso de un rediseño, si no se ha realizado una investigación con usuarios, el inventario reunirá los contenidos existentes y garantizará que no omitamos ningún contenido clave.

¿Cómo realizar el inventario? Depende de las características del producto, pero en general resulta útil utilizar una tabla con los diferentes niveles de navegación y, si es el caso, la URL correspondiente. Así, esta tabla se va rellenando con los contenidos que incluye cada nivel y, al finalizar, es posible visualizar la estructura global de contenidos, como se puede observar en este ejemplo:

Nivel 0 Nivel 1 Nivel 2 Nivel 3 Nivel… URL actual Comentarios
Inicio http://www.recetas.com
Recetas http://www.recetas.com/recetas
Primeros platos http://www.recetas.com/recetas/primerosplatos
Segundos platos http://www.receptes.com/recetas/segundosplatos
Postres http://www.receptes.com/recetas/postres

 

Desarrollo / ejecución

Una vez realizado el inventario, y en base a este, comienza el proceso de definición de la arquitectura de la información, que permitirá organizar y etiquetar todos los contenidos mediante las siguientes etapas:

  1. Organización y etiquetado: tanto la estructura como el etiquetado de los contenidos deben responder a los objetivos y estrategia del proyecto. Por un lado, es importante hacer participar a los usuarios para que la arquitectura final se base en sus modelos mentales y resulte lo más intuitiva posible a quienes la van a usar. En este sentido, es muy recomendable trabajar con la técnica de card sorting.
    Por otro lado, es importante tener en mente la naturaleza del proyecto. Si se trata de un proyecto nuevo, la organización y el etiquetado de los contenidos dependerán de los objetivos y de la definición estratégica, así como de la información que se haya obtenido en la fase de definición del proyecto; si, por el contrario, se trata de un rediseño, es necesario contrastar el inventario de los contenidos preexistentes con la nueva definición del proyecto para añadir las modificaciones que sean precisas.
  2. Definición de la estructura de contenidos: una vez organizada y etiquetada la información, hay que definir un árbol de contenidos que permita definir con detalle la estructura y etiquetado de las diferentes secciones:
  • ¿Qué opciones aparecerán en los principales elementos de navegación y en qué orden (fundamentalmente: menú principal, opciones adicionales en cabecera y opciones en pie de página)?
  • ¿Cómo estarán organizados jerárquicamente los contenidos? (¿cuáles serán los principales? ¿Cuáles se incluirán dentro de estos y cuántos niveles de profundidad tendrá la estructura?)

Para representar esta estructura de los contenidos se utiliza un diagrama llamado árbol de contenidos, o sitemap. En este sentido, es importante tener en cuenta que el sitemap no es un elemento que siempre haya que mantener fijo, sino que sobre él se realizarán varias iteraciones con el objetivo de depurar al máximo la estructura para lograr que resulte lo más intuitiva posible.

  1. Evaluación de la arquitectura: por último, es necesario evaluar con usuarios el árbol de contenidos resultante. Para ello, se utiliza la técnica del tree testing, que permite detectar si la estructura responde a sus necesidades y es eficaz. Los resultados obtenidos en la evaluación conducirán a iteraciones sobre la estructura para ir mejorándola Además, el proceso de evaluación e iteración se puede realizar varias veces, si es necesario, para optimizar al máximo los resultados finales.

Análisis / Resultados

Una vez realizado este proceso, la arquitectura de la información se materializa en un árbol de contenidos, o sitemap. La configuración de este depende en gran parte de las necesidades de los usuarios, pero, además, es conveniente tener en cuenta dos cuestiones importantes:

  • No debe ser demasiado profundo: cuantos más niveles de contenido haya, más dificultades tendrá el usuario para encontrar el contenido que busca.
  • No debe ser excesivamente amplio: cuantas más opciones tenga disponibles a la vez el usuario, más difícil será para él tomar una decisión. Los diferentes menús y submenús no deberían contener más de siete o nueve opciones cada uno.

Referencias

Garreta, M.; Mor, E. (2011). «Diseño centrado en el usuario» [en línea]. En: C. Casado; M. Garreta y otros. Interacción persona-ordenador (módulo 3). Barcelona: FUOC. [Fecha de consulta: 23 de junio de 2017]. http://materials.cv.uoc.edu/daisy/Materials/PID_00158925/html5/modul_3.html

IA Institute. «IA Institute Resource Library» [en línea]. [Fecha de consulta: 23 de junio de 2017].  https://docs.google.com/spreadsheets/d/1fxLmmCsy2PmfPCWOtHbdlnut2gaopcy_S8b0_Z7Wkd8/edit?usp=sharing

IA Institute. «We Make Information Clearer» [en línea]. [Fecha de consulta: 23 de junio de 2017].  http://www.iainstitute.org/

Klyn, D. Explaining information architecture [en línea]. [Fecha de consulta: 23 de junio de 2017]. https://vimeo.com/8866160

Monjo, T. (2011). Diseño de interacción. Barcelona: FUOC.

Morville, P.; Rosenfeld, L. (2010). Arquitectura de la informació per al World Wide Web. Barcelona: UOC.

UX Booth (2015). «Complete Beginner’s Guide to Information Architecture» [en línea]. UX Booth. [Fecha de consulta: 23 de junio de 2017]. http://www.uxbooth.com/articles/complete-beginners-guide-to-information-architecture/