Antes de comenzar

La arquitectura de la información (AI) se define al principio de la fase de generación. Por lo tanto, hace de vínculo entre la definición del proyecto y el proceso de diseño, de manera que tiene un papel fundamental en la articulación de la definición estratégica del proyecto y su formalización.

Conceptos fundamentales

 

Arquitectura de la información

La arquitectura de la información (AI) es la disciplina dedicada al análisis, la organización y el etiquetado de la información.

Según el Information Architecture Institute, el objetivo de la arquitectura de la información consiste en ayudar a las personas a entender dónde se sitúan y qué tienen a su alrededor, y a encontrar lo que buscan, tanto en el mundo físico como en el virtual.

Estructuras de información

Para ordenar los contenidos, se pueden seguir diferentes tipos de esquemas:

  • Exactos (orden alfabético, orden cronológico, lugar).
  • Ambiguos (temas, tareas, públicos).
  • Metafóricos.
  • Híbridos.

Una vez elegido el esquema, se tiene que detallar la estructura de organización, que incluye la estructura jerárquica, el esquema taxonómico, el modelo para la base de datos y el hipertexto.

Estrategia de contenidos

La estrategia de contenidos dirige la creación, publicación y gestión de contenidos para que sea útil y usable. Define cuáles serán los contenidos y su estructura, cómo y quién hará el mantenimiento de estos contenidos, y qué pautas hay que seguir para garantizar un estilo consistente.

Etiquetado

El etiquetado define tanto el tono comunicativo general del producto, como la organización y los vínculos entre unidades de contenido (las etiquetas permiten agrupar unidades de contenido similar o relacionado).

Históricamente, el etiquetado ha estado en manos de expertos, que clasifican la información a partir de un vocabulario controlado. La web ha modificado este panorama, de modo que actualmente gran parte de los contenidos se etiquetan libremente por parte de los usuarios, en lo que se ha denominado folksonomía.

Navegación

La estructura de navegación es la brújula que permite al usuario orientarse por los contenidos, sabiendo exactamente dónde se encuentra y dónde puede ir, sin caer en un camino sin salida.

El objetivo de los sistemas de navegación es ubicar al usuario, indicarle qué contenidos hay relacionados con la tarea en curso, y facilitarle el acceso a otras unidades de información. El arquitecto tiene que determinar dónde se sitúan las opciones de navegación y cómo dan acceso a los contenidos.

El usuario construye un mapa mental para saber dónde se encuentra, de qué caminos dispone, y cuáles son los puntos en los que dispone de la información que necesita. El arquitecto contribuye a que el mapa mental sea lo más claro posible proporcionando detalles a los siguientes elementos: identificación clara del punto en el que se encuentra el usuario, visualización de rutas recorridas y rutas disponibles, articulación del conjunto de posibilidades de interacción y selección de búsqueda o navegación según las preferencias del usuario.

Búsqueda

Los sistemas de búsqueda permiten encontrar información de manera directa y resultan especialmente importantes cuando la estructura de contenidos es compleja. El diseño de una herramienta de búsqueda ágil y eficiente y de una comunicación de resultados clara y directa resulta crítico para evitar la frustración del usuario.

Muchos usuarios utilizan la búsqueda como alternativa a la navegación para encontrar información.

Preparación

En un proyecto podemos partir de dos situaciones diferentes, que dictarán el proceso de definición de la AI:

  1. El proyecto parte de cero. En este caso, hay que tener claros cuáles son los objetivos del proyecto y su definición estratégica. También se debe investigar qué requerimientos hay en cuanto a contenido: ¿hay contenidos que vienen definidos por el cliente? ¿Hay cuestiones legales que haya que tener en cuenta? ¿Qué otras condiciones hemos de tener en cuenta?
  2. El proyecto consiste en un rediseño. En este caso se parte de unos contenidos preexistentes. Hay que analizar si estos se corresponden con los nuevos objetivos y la definición estratégica del proyecto.

En ambos casos, hay que empezar preparando un inventario exhaustivo de contenidos. En un rediseño, este inventario permitirá comprobar que durante el proceso no omitimos accidentalmente ningún contenido clave.

Para preparar el inventario resulta muy útil trabajar con una tabla que contenga los siguientes campos (se incluyen algunos contenidos de ejemplo):

Nivel 0 Nivel 1 Nivel 2 Nivel 3 Nivel… URL actual Comentarios
Inicio http://www.receptes.com
Recetas http://www.receptes.com/receptes
Primeros platos http://www.receptes.com/receptes/primersplats

Desarrollo / ejecución

Una vez establecidas las premisas iniciales, se puede empezar el proceso de definición de la arquitectura de la información. Los pasos son los siguientes:

1. Agrupación y etiquetado de los contenidos

El primer paso consiste en organizar los contenidos que se han inventariado en la fase preliminar. Recordemos que, dependiendo de la naturaleza del proyecto, se puede tratar de:

  • Un proyecto totalmente nuevo. En este caso los contenidos dependerán de los objetivos y la definición estratégica que hayamos obtenido en la fase de definición del proyecto.
  • Un rediseño. En este caso partiremos del inventario de los contenidos preexistentes, y lo contrastaremos con la definición del proyecto para añadir las modificaciones que haga falta.

Una vez tenemos la lista de contenidos del proyecto, lo hemos de organizar estableciendo agrupaciones y prioridades.

Esta agrupación tiene que responder a los objetivos del proyecto, pero también es muy importante hacer participar a los usuarios para que la arquitectura final resulte lo más intuitiva posible para quienes la utilizarán. Con este objetivo es muy recomendable trabajar con la técnica de card-sorting.

2. Definición de la estructura de contenidos

Una vez que hemos determinado cuáles serán los contenidos y cómo los agruparemos, tenemos que definir en detalle su estructura, orientándola a proporcionar una navegación flexible, intuitiva y ágil. En esta etapa hay que definir tres cuestiones:

  • Qué opciones aparecerán en los principales elementos de navegación y en qué orden (fundamentalmente, menú principal, opciones adicionales en cabecera y opciones en pie de página).
  • Cómo estarán organizados jerárquicamente los contenidos (cuáles serán los principales, cuáles se incluirán dentro de estos, cuántos niveles de profundidad tendrá la estructura).
  • Cómo se etiquetarán las diferentes opciones, es decir, qué terminología utilizaremos para identificar los contenidos. Este etiquetado ha de ser coherente con el tono expresivo del proyecto.

Para representar la estructura de contenidos, se utiliza un diagrama llamado árbol de contenidos o sitemap. Sobre el sitemap se realizan varias iteraciones con el objetivo de depurar al máximo la estructura para que resulte lo más intuitiva posible.

3. Evaluación de la arquitectura

Una vez definido el sitemap, es muy recomendable evaluarlo con usuarios. La técnica de tree-testing resulta muy adecuada para hacerlo.

Los resultados de la evaluación conducirán a iteraciones sobre la estructura para irla optimizando progresivamente.

El proceso de evaluación/iteración se puede realizar varias veces, si es necesario, para optimizar al máximo los resultados finales.

 

Análisis / Resultados

La estructura de arquitectura de la información de un proyecto se representa mediante el diagrama llamado árbol de contenidos o sitemap.

Para preparar el sitemap hay que tener en cuenta, entre otras, dos cuestiones fundamentales:

  • El sitemap no tendría que ser demasiado profundo. Cuantos más niveles de contenido haya, más dificultades tendrá el usuario para encontrar el contenido que busca.
  • El sitemap no tendría que ser excesivamente amplio. Cuantas más opciones tenga disponibles a la vez el usuario, más difícil será para él tomar una decisión. Los diferentes menús y submenús no deberían contener más de 7 o 9 opciones cada uno.

Referencias

Garreta, M.; Mor, E. (2011). «Diseño centrado en el usuario» [en línea]. En: C. Casado; M. Garreta y otros. Interacción persona-ordenador (módulo 3). Barcelona: FUOC. [Fecha de consulta: 23 de junio de 2017]. http://materials.cv.uoc.edu/daisy/Materials/PID_00158925/html5/modul_3.html

IA Institute. «IA Institute Resource Library» [en línea]. [Fecha de consulta: 23 de junio de 2017].  https://docs.google.com/spreadsheets/d/1fxLmmCsy2PmfPCWOtHbdlnut2gaopcy_S8b0_Z7Wkd8/edit?usp=sharing

IA Institute. «We Make Information Clearer» [en línea]. [Fecha de consulta: 23 de junio de 2017].  http://www.iainstitute.org/

Klyn, D. Explaining information architecture [en línea]. [Fecha de consulta: 23 de junio de 2017]. https://vimeo.com/8866160

Monjo, T. (2011). Diseño de interacción. Barcelona: FUOC.

Morville, P.; Rosenfeld, L. (2010). Arquitectura de la informació per al World Wide Web. Barcelona: UOC.

UX Booth (2015). «Complete Beginner’s Guide to Information Architecture» [en línea]. UX Booth. [Fecha de consulta: 23 de junio de 2017]. http://www.uxbooth.com/articles/complete-beginners-guide-to-information-architecture/