Modelos

Diseño centrado en las personas

¿Qué es?

El diseño centrado en las personas (DCP) es una aproximación al diseño que sitúa a la persona en el centro de todo el proceso. Así, podemos entender el DCP como una filosofía que tiene como premisa que para garantizar el éxito de un producto hay que tener en cuenta al usuario en todas las fases del diseño. Además, también podemos entender el DCP como una metodología: una manera de planificar los proyectos y un conjunto de métodos que se pueden utilizar en cada una de las fases principales.

El diseño centrado en las personas también se conoce, en sentido amplio, como diseño centrado en el usuario (DCU). En este toolkit hablaremos indistintamente de diseño centrado en el usuario y de diseño centrado en las personas, y también hablaremos de manera equivalente cuando nos referimos a usuarios, participantes y personas.

En cuanto proceso, el diseño centrado en el usuario involucra al usuario en todas las fases en las que se desarrolla un producto, desde la conceptualización hasta la evaluación, incluyendo, en muchos casos, el desarrollo. El objetivo del diseño centrado en el usuario es crear productos que las personas encuentren útiles y usables; es decir, que satisfagan sus necesidades teniendo en cuenta sus características.

Para ello, el proceso y las etapas o fases del proceso son clave en el DCP, puesto que nos ayudan a tener en cuenta a las personas que usarán productos o sistemas interactivos. Estas fases son un elemento fundamental del proceso y ayudan a planificar, y especialmente a saber qué hay que hacer en cada momento. Como veremos, estas etapas se llevan a cabo de manera iterativa hasta conseguir los objetivos deseados.

El aspecto iterativo es otra de las cuestiones clave del diseño centrado en las personas. Así, aunque a grandes rasgos podemos considerar que hay cuatro grandes fases en cualquier proyecto de diseño centrado en el usuario (investigación, definición, generación y evaluación), no se tienen que ver nunca como si fueran fases estancas y sucesivas; y para cada proyecto concreto habrá que planificar, identificar objetivos, etapas y métodos que llevar a cabo.

Modelo

El diseño centrado en el usuario se basa en un modelo de proceso que se divide en fases o etapas. Estas etapas se desarrollan o se llevan a cabo de manera iterativa.

Dependiendo de cada proyecto y situación, el modelo de proceso puede cambiar ligeramente. Es recomendable dar un vistazo a las fichas de design thinking y double diamond para ver diferentes perspectivas.

Para facilitar la comprensión del diseño centrado en las personas, aquí proponemos un proceso en cuatro etapas y volvemos a insistir en que en función del proyecto o el punto de partida estas etapas se pueden subdividir o fusionar, realizar en otro orden o denominarlas con otro nombre.

En un proceso de diseño centrado en las personas empezaremos con las etapas de investigación y definición, que normalmente trabajamos de manera iterativa.

La investigación y análisis de los usuarios y sus necesidades permite recoger los requisitos del proyecto y es una etapa clave en cualquier proceso de DCP. Si no se conoce a las personas que utilizarán una aplicación o producto, sus necesidades, limitaciones y deseos, es prácticamente imposible dar una respuesta adecuada a estas necesidades y deseos teniendo en cuenta sus limitaciones y características.

La definición es, a menudo, una síntesis de la exploración e investigaciones iniciales y permite establecer el punto de partida del diseño. La definición busca clarificar el problema que hemos de resolver, identificar las restricciones de trabajo y priorizar los aspectos más relevantes. Hay proyectos donde se empieza con un encargo concreto y con una definición inicial que lleva a una investigación más enfocada. En otros proyectos, quizá con un componente importante de innovación, la definición se realiza después de una exploración o investigación inicial.

Las etapas de definición e investigación se complementan y se pueden realizar de manera iterativa, puesto que cuanta más información se recoge del problema y de las personas, mejor se podrá definir el proyecto.

Las fases de generación y evaluación son posteriores a la investigación y definición, son esencialmente iterativas y es donde se lleva a cabo lo que con una perspectiva clásica se entiende como diseño. Para la generación de soluciones de diseño es fundamental la información de las etapas anteriores. Los requisitos de usuario se traducen habitualmente en perfiles, personas, escenarios o análisis de tareas, y todo ello alimenta la fase inicial del diseño: el diseño conceptual. El diseño conceptual del producto o aplicación se plasma en maquetas o prototipos que van evolucionando con diferentes grados de fidelidad, y es en este proceso evolutivo donde se llevan a cabo las evaluaciones de los diseños.

Diagrama

Ventajas

El diseño centrado en las personas permite obtener información sobre los usuarios, sus tareas y sus objetivos, y utilizar la información obtenida para orientar el diseño y el desarrollo de los productos.

El objetivo final es obtener productos y servicios que realmente cubran y satisfagan las necesidades, los deseos y las limitaciones de sus usuarios. De este modo conseguimos, entre otros, los siguientes beneficios:

  • Aumentar la satisfacción del usuario/cliente.
  • Aumentar la productividad y la eficiencia del usuario.
  • Incrementar la adopción y el uso del servicio/sistema.
  • Reducir los costes de soporte y formación.
  • Reducir el tiempo y los costes de desarrollo: solo se desarrollan las funcionalidades que el usuario necesita y tal como lo necesita.
  • Reducir los costes de mantenimiento: garantiza un desarrollo correcto de antemano.

Inconvenientes

El diseño centrado en las personas presenta muchas más ventajas que inconvenientes. Muchos de los inconvenientes mencionados a continuación son más bien excusas para no llevarlo a cabo:

  • Es costoso. Cierto, cuesta más diseñar y desarrollar un producto desde la perspectiva del diseño centrado en el usuario que hacerlo sin seguir esta perspectiva. Eso sí, el resultado final también será muy diferente y también se pagará un coste.
  • No garantiza el éxito de un producto. Cierto.

Referencias

Abras, Chadia; Maloney-Krichmar, Diane; Preece, Jenny (2004). «User-centered design». Bainbridge, W. Encyclopedia of Human-Computer Interaction. Thousand Oaks: Sage Publications 37.4, págs. 445-456.

Kelley, David. «Human-centered design» [en línea]. https://www.ted.com/talks/david_kelley_on_human_centered_design

Norman, Don (2016). The design of everyday things.