Modelos

Design thinking

¿Qué es?

El design thinking es un proceso de resolución creativa de problemas. Se trata de un proceso orientado a la innovación que se centra en las personas y que utiliza herramientas de diseño para integrar las necesidades de las personas, las posibilidades de la tecnología y los requisitos de negocio.

Se basa en la habilidad de combinar empatía, creatividad y racionalidad para dar respuesta a las necesidades de los usuarios y garantizar el éxito de los negocios. A diferencia del pensamiento analítico, el design thinking es un proceso creativo que se basa en ir construyendo a partir de ideas diferentes sin tener en cuenta los prejuicios o el miedo a equivocarse.

Adoptar la manera de pensar de los diseñadores (design thinking) puede transformar el modo como las organizaciones desarrollan productos, servicios, procesos y estrategias. Se trata de una aproximación que pone en común lo que es deseable desde el punto de vista de las personas, con lo que es tecnológicamente factible y lo que es económicamente viable.

Actualmente, la perspectiva y el proceso del design thinking se utiliza en ámbitos que van más allá del propio del diseño y constituye una manera de trabajar en ámbitos empresariales y de negocio para procesos de innovación, definición de nuevos productos e identificación de oportunidades de mercado.

Modelo

El design thinking propone seguir unas etapas y trabajar con un conjunto de puntos de vista o mindsets, como por ejemplo: mostrar mejor que explicar, centrarse en las personas, abarcar la experimentación, enfocarse a la acción, ser consciente del proceso. En cuanto a las etapas, no existe un único modelo proceso a pesar de que las más conocidas son las etapas que propone el Hasso-Plattner Institute of Design at Stanford (d.school):

  • Empatizar
    Es el elemento central de cualquier proceso de diseño centrado en las personas. Esta etapa se focaliza en entender a las personas a las que dirigimos nuestro diseño, sus experiencias, motivaciones, necesidades y limitaciones.
  • Definir
    Esta etapa busca aportar claridad y foco en el reto que hemos de resolver. Su objetivo es obtener un planteamiento significativo y procesable del problema, de manera que invite a la acción.
  • Idear
    Esta etapa se centra en la generación de ideas y constituye la transición entre la identificación de problemas y la creación de soluciones para nuestros usuarios. El objetivo es generar el máximo posible de ideas, la identificación de la «mejor idea» se deja para más adelante.
  • Prototipar
    El prototipado consiste en la construcción de artefactos (prototipos) que nos ayuden a llegar a la solución final. Así, esta etapa se orienta a la experimentación más que a la validación de ideas. El objetivo es dar forma tangible a las soluciones e ideas trabajadas en las etapas anteriores.
  • Testar (o evaluar)
    En esta etapa involucramos a usuarios con el objetivo de refinar ideas, soluciones y los prototipos que hemos construido. Además, nos permite aprender más cosas sobre los usuarios y, si es necesario, también permite repensar el punto de vista o planteamiento de solución de nuestro proyecto.

Diagrama

Muchas veces las etapas del design thinking se representan visualmente mediante hexágonos que forman una secuencia:

Hay que tener en cuenta que este diagrama no acaba de mostrar toda la riqueza y elementos del design thinking, puesto que no hace explícita la natura iterativa del proceso ni incorpora los mindsets.

Ventajas

Es un proceso que se focaliza en las personas, en el usuario final del producto que diseñamos.

Incorpora explícitamente la empatía en el proceso de diseño.

Permite explorar diferentes ideas (en lugar de desarrollar solo una).

Favorece la incorporación de diferentes pericias y puntos de vista en el proceso de diseño.

Ayuda a ver los problemas de diseño desde diferentes perspectivas.

Inconvenientes

A menudo se piensa que trabajar con una perspectiva o filosofía de design thinking consiste en seguir unas etapas y llevar a cabo un conjunto de actividades, como si se tratara de una receta de cocina. Se olvidan aspectos importantes, como por ejemplo los mindsets, la flexibilidad y la adaptación, el tener en cuenta cualquier idea o no tener miedo a equivocarse. Sin estos elementos, el design thinking acaba siendo no tanto un proceso de diseño sino simplemente una secuencia de actividades.

El design thinking requiere una adecuada dosis de design doing, es decir, para solucionar problemas de las personas y generar soluciones creativas, hace falta experiencia en proyectos de diseño. Esta experiencia se adquiere solo por medio de la práctica a lo largo del tiempo.

Algunos errores frecuentes en proyectos de design thinking son:

  • Aplicarlo como una receta, sin adaptarlo a cada proyecto.
  • Pensar que lo importante es solo idear, generar ideas nuevas.
  • Pensar que los proyectos de design thinking se pueden llevar a cabo sin diseñadores y, al mismo tiempo, creer que solo los diseñadores son creativos y lo son porque tienen un superpoder oculto.
  • Utilizar datos solo para validar soluciones y no para idear.
  • Comparar y evaluar las nuevas ideas con las que ya son conocidas y están validadas.
  • Apoyarse solo en métricas de negocio.
  • Preguntar directamente a los usuarios qué quieren en lugar de descubrirlo.
  • Utilizar el proceso para optimizar productos y servicios y no para innovar.
  • Aplicarlo en contextos donde la cultura organizativa es completamente opuesta a los mindsets.

Referencias

Brown, Tim (2008). «Design Thinking». Harvard Bussines Review.

Brown, Tim; Katz, B. (2009). Change by Design: How Design Thinking Transforms Organizations and Inspires Innovation. Nueva York: Harper Business.

Cross, Nigel (2011). Design thinking: Understanding how designers think and work. Berg.

d.school: https://dschool.stanford.edu

This is Design Thinking: http://thisisdesignthinking.net